martes, 23 de diciembre de 2008

Cuanto más subís, más ruido hacés al caer

¿Qué duele más? ¿No animarse nunca a confesar lo que sentimos y quedarnos con la intriga para siempre? ¿Largar todo de una vez y ser rechazados? ¿O ser correspondidos e increíblemente felices por un tiempo y luego chocar de frente contra una pared?
Ya viví lo de no animarme a hablar... Creer que algo es imposible sin haberlo intentado.
Ya me sucedió también lo de contar mis sentimientos y recibir un "no es buen momento" como respuesta.
Y por último, ya sufrí lo que es vivir meses inolvidables con alguien, uno de esos "alguien" que marcan un antes y un después en nuestra línea de tiempo, y que, literalmente de la noche a la mañana, todo se derrumbe.
Creo que es lo que más duele... Porque cuando estamos mucho tiempo ocultando lo que sentimos, termina desapareciendo.
Cuando enfrentamos el rechazo, cuesta, pero no tenemos momentos lindos para extrañar y para ponernos nostálgicos, y luego nos hacemos fuertes, encontramos a alguien mejor, dispuesto a jugarse por nosotros, y hasta lo disfrutamos más.
En cambio, cuando se termina algo después de un maremoto de felicidad... Es como ser una flor que crece en el desierto y justo venga alguien y te encaje una pata de 30 cm. encima.
¿Duele más que las cosas malas pasen luego de muchas buenas?
Sí, en especial cuando esas buenas empezaban a formar un camino de subida que estaba costando mucho construir.
Cuando estamos realmente mal, y surgen cosas copadas, y vemos que de a poco todo sale como queremos, se renuevan las esperanzas, volvemos a estar contentos, aunque sea de a poquito...
Llegamos a la cima y queremos gritar que somos los reyes del mundo... Sale un vientito de no sabemos dónde y nos tira montaña abajo. Y no es lo mismo caerse de las sierras de Tandil que del Everest.
Cuanto más subimos, más duele la caída.
Y aún así, queremos estar siempre más alto. No tenemos remedio.

1 comentario:

rebel, rebel dijo...

Che, esto te va a parecer reeee raro, pero necesito Jack Frusciante se fue del grupo y no lo consigo por ninguna parte. Soy de Buenos Aires, Capital Federal, y no sé, esperaba que me lo vendieras, eso si lo tenés claro está. Saludos! Juliana