miércoles, 23 de febrero de 2011

¡No engorda!

Me engaño a mí misma diciéndome que si como postres con cuchara chiquita está todo bien.

8 comentarios:

soloale dijo...

La única diferencia entre una cuchara y la otra el la rapides con la que vas a empezar a sentirte gorda

Mai dijo...

mentira mentira no te escucho soy de palo tengo orejas de pescado

Cristian dijo...

Con la cucharita chiquita hacés bocados más chiquitos, y si los mantenés el mismo tiempo en la boca que los bocados grandes, le dás más tiempo a tu cuerpo a metabolizarlo y esas cosas... asique si, me parece que un poquitiiiiito de diferencia hace. Y todo suma. ;)

Y de última, la realidad es del color que queramos verla. =P

Ignacio dijo...

La culpa es lo que engorda Mai

Mai dijo...

pero mirá que he comido años y años sin culpa eh, y los efectos empiezan a verse :P

Eli dijo...

Con tu constitución puedes permitirte una cuchara grande de cuando en cuando ;)
Besos!

Eli.

Emilio dijo...

Cuchara chiquita, eh?.... no probaste con un tenedor?

Mai dijo...

pero es que vivo comiendo Eli! mi constitución ya está cambiando XD


Emilio: no, con tenedor hay cosas que no puedo comer... o vos decís para que me frustre y desista de comerlas? :P